Roseberry se lanza al vacío con la nueva colección de Schiaparelli.

Schiaparelli volvió por lo alto gracias a la brillante colección creada por Daniel Roseberry.

De paso por el Petit Palais, cada uno de sus looks era tan intrigante para los sentidos como la inspiración detrás de ellos.

“Existe esta palabra en francés para cuando estás conduciendo por un acantilado y tienes la repentina necesidad de salirte de la carretera. Se llama ‘la llamada del vacío’”, dijo durante una vista previa el día anterior.

En francés, el término es l’appel du videy no es tan desesperado como parece. Psicológicamente, es un pensamiento intruso que afirma nuestro impulso de vivir.

“Creo que eso es lo que me hacía sentir este espacio” “El vacío es la ausencia de esta realidad.”

Explicó, rodeado de vestidos orbitales y bolsos planetarios en sus salones de la Place Vendôme.

Cuando Omicron puso freno a las perspectivas posteriores a la pandemia este invierno, Roseberry escapó al cine espacial: Dune, Prometheus, Interstellar, Arrival. En tiempos de carreras espaciales reabastecidas, misiones a Marte y el metaverso, que más o menos cumple con el mismo escapismo, no está solo mirando galaxias lejanas. Es una mentalidad que es natural en Schiaparelli, donde el surrealismo va de la mano con el existencialismo.

 

Related Posts